Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2011 JoomlaWorks Ltd.

 

Inicio Facebook twiter Contáctenos

Nuestro fundador

Marcelino

 Marcelino José Benito Champagnat, nació el 20 de mayo de 1789, en la aldea El Rosey del municipio de Marlhes, un pueblito de las montañas del centro este de Francia en el mismo año en que estalla la Revolución Francesa.

Fue hijo de Juan Bautista Champagnat y María Teresa Chirat; es el noveno hijo de una familia numerosa y profundamente cristiana y su educación es eminentemente familiar y muy precaria debido a las secuelas que dejó  la Revolución Francesa que se había ensañado con escuelas, conventos y parroquias.  Su madre y su tía Luisa le enseñan los rudimentos de la lectura y la escritura a la vez que despiertan en él una fe sólida y una profunda devoción a la Santísima Virgen María.  También se inculcó en Marcelino desde pequeño una profunda aptitud para los trabajos manuales que le ayudarían en su vida adulta y siendo ya sacerdote a levantar el edificio del Hermitage junto con sus hermanos de comunidad.

San Marcelino

 

Cuando Marcelino tenía 14 años, un sacerdote pasó por su casa buscando vocaciones para la vida sacerdotal, se fija en Marcelino y le hace descubrir que Dios le llama a ese estilo de vida con las siguientes palabras "Hijo mío tienes que estudiar latín y hacerte sacerdote, puesto que Dios lo quiere".

En el año de 1805, en la fiesta de todos los santos, Marcelino entra en el seminario menor de Verrières  cuando tenía 16 años.

Debido a su escasa preparación académica Marcelino fracasa como estudiante el primer año de estancia en el seminario menor de Verrières y el rector del seminario le recomienda quedarse en su casa en las vacaciones de verano. Sin embargo él y su madre no se dan por vencidos y organizan una peregrinación a pie a la Louvesc, donde se veneraba del patrono de la región, San Francisco Regis, y consigue que el rector del seminario le dé otra oportunidad.

Hermitage

En su segundo año de seminario y los posteriores se notará un alto nivel de rendimiento y tenacidad no conocidas anterioremente en Marcelino.

En el año 1813 ingresa al seminario mayor de Lyon, junto con Juan Claudio Colín y San Juan María Vianney, que será el futuro cura de Ars.

Conmovido por la miseria cultural y espiritual de los niños de los pueblos, Marcelino siente la urgencia de crear dentro del grupo de seminaristas, para lo cual se une con otros seminaristas un grupo selecto cuyo objetivo es fundar una congregación llamada "La Sociedad de María" o sea un grupo de Hermanos que se dedicaran a la educación cristiana de la juventud, razón por la cual se le escuchaba decir con mucha frecuencia "no puedo ver a un niño sin sentir el deseo de decirle cuanto le ama Jesucristo".

Marcelino 50 años

El 22 de julio de 1816, Marcelino Champagnat junto con Juan Claudio Colín, Courveille y otros 50 compañeros, son ordenados sacerdotes; Marcelino cuenta entonces con 27 años.  Al día siguiente de su ordenación sacerdotal (22 de Julio de 1816) este grupo de sacerdotes jóvenes dirigidos por el P. Courveille, suben al santuario de Notre Dame de Fourvière a poner su proyecto bajo la maternal protección de María, y prometen solemnemente dedicarse a establecer la Sociedad de María.

 

Posteriormente Marcelino es nombrado coadjutor de la Valla y el día que se pone en marcha hacia la valla a unos cuantos metros de la llegada del pueblo se arrodilla con mucha devoción y eleva una plegaria a la virgen María para agradecerle tantos bienes recibidos, durante su formación y especialmente en ese momento en que visualizaba su nuevo campo de apostolado como coadjutor de la Valla.

Muerte de San Marcelino

El duro trabajo, las largas caminatas y la abstinencia en las comidas logran vencer su robusta constitución, así que agotado por el trabajo, muere a la edad de 51 años, el 6 de junio de 1840, cuando los hermanos entonaban la salve, como inicio de la jornada de ese día dejando a los hermanos este precioso mensaje "Que no haya entre vosotros mas que un solo corazón y un mismo espíritu".  "Que se pueda decir de los Hermanitos de María, como de los primeros cristianos Mirad cómo se aman".

 

El santo padre, es  beatificado el 29 de Mayo de 1955 por el papa Pío XII luego del reconocimiento de 3 milagros: la curación de un cáncer terminal obrado a favor de una estadounidense (la sra. Grondin), la de una meningitis mortal a favor de un joven de Madagascar, llamado Renaivo y la expansión del Instituto marista.

El 3 de Julio de 1998, el papa  Juan Pablo II firma el decreto de canonización después de reconocer el 4to. milagro, la curación súbita de una histoplasmosis, a favor de un hermano Marista Uruguayo.  Fue canonizado por el sumo pontífice, en una solemne eucaristía celebrada en la plaza de San Pedro, ciudad del Vaticano, el 18 de abril de 1999, con la presencia de miles de personas y numerosos miembros de la Familia Marista del mundo entero.

ReliquiaRelicario de San Marcelino